NUESTRO BLOG

23 Nov 2018
Comunicación Jurídica

¿En qué consiste y para qué sirve la comunicación jurídica?

La comunicación, en un concepto amplio del término, se entiende como una serie de acciones que, coordinadas de manera estratégica, mejoran la competitividad de la organización y su adaptación a los cambios del entorno. La comunicación jurídica sigue el mismo argumento y línea de actuación en pos de incrementar la productividad de los despachos profesionales y sus integrantes.

 

Es hora de hacer marketing jurídico

¿Por qué hasta hace pocos años el marketing online y offline no era materia para empresas del sector legal? Porque no hacía falta. Los bufetes, los buenos abogados, una asistencia jurídica profesional en definitiva, siempre ha sido algo que se ha transmitido boca a boca, por recomendación. Se preguntaba a un amig@ de confianza o familiar. No era necesaria prácticamente inversión alguna.

El siglo XXI ha cambiado el funcionamiento de nuestra sociedad en muchos sentidos, incluidos los convencionalismos que han regido durante décadas el día a día de un gran número de sectores profesionales. Es el caso del ámbito legal. La comunicación jurídica pretende enjuagar el déficit del sector y de sus protagonistas en cuanto a promoción y aprovechamiento de las nuevas herramientas digitales de difusión, en busca de reconocimiento de marca (branding) y de captación de potenciales clientes.

 

Acciones digitales dentro de la comunicación jurídica 

Toda comunicación corporativa de un despacho profesional ha de girar en torno a su marca y a su principal soporte de difusión digital: su web. Desde aquí, se construirá todo el entramado de acciones y medidas que conformen la estrategia de comunicación.

Además del sitio web donde todo usuario que llegue podrá acceder fácilmente a la presentación del bufete o despacho, resumen de los servicios que presta y formas de contacto disponibles, la comunicación jurídica en el ámbito digital debe incluir:

  • Identidad corporativa en redes sociales (creación de un calendario editorial de contenidos consensuado con el despacho)
  • Optimización del sitio web con valores SEO (posicionamiento orgánico)
  • Presencia en directorios sectoriales (más foros si se ven relevantes)
  • Estrategia SEM (campañas de anuncios en Google Ads)

Esta última opción quedaría de forma opcional, aunque es totalmente recomendable para la captación de usuarios que ya están realizando búsquedas en Google relacionadas con los servicios prestados por el despacho profesional, ya que la inversión no es muy elevada y se consiguen resultados inmediatos.

 

Organización interna y comunicación exterior

Toda organización, incluidos por supuesto los despachos de abogados y bufetes de diversa índole, debe desarrollar un plan de negocio en el que se detallen las líneas estratégicas a seguir y los objetivos a lograr. Una buena comunicación jurídica ayuda a la consecución de esas metas ya que contiene una planificación previa consensuada. Una estrategia. Vital sin duda para transmitir exactamente lo que queremos y lo que interesa en cada momento.

Además de ese plan de negocios, se deben abordar dentro de una correcta comunicación jurídica:

  • Imagen corporativa en su totalidad (manual para cubrir todas las necesidades)
  • Calendario de eventos sectoriales a participar
  • Publicidad offline (cartelería, radio, prensa, patrocinios… Siempre opcional según estrategia, objetivos y recursos)
  • Eventos de networking

 

Errores comunes

Comunicar sin criterio es el principal error que los despachos profesiones comenten.  Comunicar por comunicar no aporta valor al bufete ni a sus abogados. En Comunicación Jurídica cuando empezamos a trabajar con nuestros clientes nos encontramos en numerosas ocasiones despachos de abogados con webs arcaicas y perfiles en redes sociales inactivos, por ejemplo. Este no es el camino.

No es lo mismo un despacho generalista que uno especializado. Ni tampoco una boutique jurídica. La comunicación se debe adaptar a cada circunstancia. A cada misión. Desde nuestra agencia ayudamos a los despachos profesionales con herramientas digitales y convencionales para posicionar las firmas allí donde los potenciales clientes están. Y la mayoría, por no decir todos, están en Internet.

En un entorno competitivo como el actual, con tanta oferta de servicios jurídicos y en el que la diferencia para los clientes es casi inexistente, la comunicación y marketing para abogados es una herramienta fundamental para construir una marca con identidad propia y bien definida.

Y claro, medir los resultados. Es la clave en toda comunicación jurídica. Medir, analizar y tomar nuevas decisiones. O mantenerlas, si se ha acertado. ¿Creéis que vuestra firma legal no necesita una estrategia en estos términos?

comunicacion-juridica

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR